Publicado: 7 de Noviembre de 2017

En anteriores post hemos hablado de que una mudanza puede ocasionar estrés y nerviosismo en los habitantes de la casa. Hoy queremos dirigirnos a nuestras mascotas, sobre todo nos centraremos en los animales más domésticos(perros y gatos) que son los más comunes.

Antes de realizar la mudanza:

Elección de la casa. Sabemos que nuestras mascotas no pueden hablarnos para comunicarnos la satisfacción con la nueva casa, lo que no quiere decir que no debamos tenerlos en cuenta.Si tenemos un perro, será conveniente a la hora de la elección de la casa tengamos presente que exista una zona de paseo cercana, para que así nuestro animal pueda relacionarse con otros perros.
Si por el contrario tenemos un gato, será necesario descubrir si las ventanas son seguras para él, si tienen mosquiteros, si se abren completas... En el caso de que exista un balcón o terraza en la nueva casa, tendremos que tener presente de implantar sistemas de seguridad para que no sufra una caída o pueda irse de casa si no está acostumbrado a salir solo.

Organización del enseres: Durante la recogida de nuestras pertenencias, debemos siempre dejar sus objetos (como son cama, comedero, bebedero, arenero, etc.) para lo último, para que durante el proceso de la mudanza su zona de confort se vea lo menos manipulada posible y puedan acudir cada vez que lo deseen a comer, beber o descansar.
Importante: Tener en cuenta la colocación de las pertenencias de nuestros compañeros a la hora de embalar, para evitar que cuando lleguemos a la nueva casa estén perdidas entre todas las cajas. Es mejor llegar y colocarlas en el sitio deseado para que el animal esté tranquilo.

Debemos enseñarles su nueva casa: Este paso es importante desarrollarlo cuando tenemos un perro, de este modo se acomodara más fácilmente a nuestra nueva casa y estará mas seguro. Déjale que olisquee alrededor de la casa para que así pueda ir descubriéndola poco a poco. Da paseos por la zona para que vaya conociéndola y así también se va familiarizando con el entorno. 
En caso de los gatos este paso no es necesario ya que podemos estresarlo o desorientarlo.

Debemos trasladar a los animales en trasportín o con el cinto de seguridad homologado para ellos, es importante que se vayan familiarizando con lo que se le vaya a transportar y ponérselo a la vista. 
Podemos pedir ayuda a un familiar o amigo para que mientras se trasportan todas las pertenencias se quede haciéndole compañía al animal y llegue a su nueva casa cuando acabe el traslado.

Una vez realizado el traslado:
El primero en entrar será el gato, ya que no hemos podido enseñarle la casa y ese será el momento. No debemos dejarle salir sólo a la calle puede haberse desorientado con el trayecto y perderse. 
Algunos peludos pueden experimentar un sentimiento de vacío, es importante no dejarles solos muchas horas es mejor hacerlo progresivo hasta que esté completamente adaptado.

Lo importante durante y después la mudanza es que esta se desarrolle poco a poco y con tranquilidad. Si quiere que su mudanza se realice de una manera fácil y cómoda para usted y su mascota póngase en contacto con Mudanzas Moreno, nosotros lo haremos todo sin que usted se tenga que preocupar de nada, solo de estar pendiente de su mascota. Pídanos presupuesto sin ningún tipo de compromiso.

Llamada gratuita: 900 104 575