Un cambio de domicilio puede ser una situación complicada de aceptar para lo más pequeños de la casa, sobre todo si es a otra ciudad o país.

Para que el cambio no les afecte tan bruscamente les dejamos unos consejos:

  • - Debemos pensar que somos nosotros quien hemos tomado la decisión de mudarnos no ellos, por ello debemos tener especial consideración e implicarlos en la medida de lo posible.
  • - Como padre y madre debes ser responsables de nuestros actos, consejos y dar apoyo. No dejarlo a suerte.
  • - Hay que fomentar la comunicación, si ellos no preguntan debemos hacerlo nosotros, hablar y conocer cómo se siente.
  • - Debemos prepararles para la mudanza y el cambio de domicilio, vida, casa… deben participar activamente y con mucha antelación para que puedan asimilar el cambio con tiempo suficiente.

La confianza es la clave para aceptar tu decisión y hacer sentir a toda la familia que forman parte de un hogar unido, estén donde estén.